El caudillo no es patrimonio

30-06-2009  por Xaime Calviño

El alcalde de A Coruña, Javier Losada, y su socio de gobierno merecen un reconocimiento por la designación de la Torre de Hércules como Patrimonio de la Humanidad. Es justo felicitarlos porque, con el apoyo ciudadano, han sabido guiar e iluminar la candidatura. Es decir, han sido el faro, llamémosle político, de esta singladura que ha rematado en buen puerto. Y el logro tiene calado histórico porque la Torre ha ganado un título para toda la vida, salvo que a algún iluminado se le ocurra instalar otra Reganosa al pie de su acantilado.

Es comprensible la euforia coruñesa de estos días, euforia comedida por cierto, porque el coruñés no es de grandes alardes o aspavientos ni en la victoria ni en la derrota. Pero una ciudad que se precia como A Coruña, no puede permitirse que los nombres que jalonan sus calles continúen manchados. Que los coruñeses y visitantes sigan paseando por un rosario de rúas con nombres como División Azul, el cuerpo de voluntarios creado por Franco al servicio de la Alemania nazi, no constituye un patrimonio digno de preservar. Y mucho menos un patrimonio de la humanidad habida cuenta que las víctimas del Holocausto se cifran entre 11 y 12 millones de personas.

El pasado 21 de junio, Xornal publicó un reportaje en el que revelaba que A Coruña es la única ciudad gallega que no ha limpiado el callejero franquista. La presencia de nombres y símbolos preconstitucionales en Vigo, Pontevedra, Ourense, Lugo, Santiago e incluso Ferrol –ciudad natal del Caudillo– es anecdótica. Ayer, Madrid, gobernada por el PP, le retiró el título de hijo predilecto a Franco. Es decir, ni la opositora derecha herculina comandada por Carlos Negreira puede excusarse aquí. Los tres partidos presentes en el Concello deben actuar ya. A Coruña no puede ser faro de la humanidad para unas cosas y símbolo de la vergüenza para otras.

Noticia de http://www.xornal.com/opinions/2009/06/30/Opinion/caudillo-no-patrimonio/2009063000584094030.html
Anuncios
Publicado en Artigo. Etiquetas: . Leave a Comment »

El síndrome del nieto del represaliado

La tercera generación de los perseguidos por Franco reivindica a sus abuelos o los anima a escribir su historia: un libro recuerda su tragedia en la posguerra en Ferrol

Autor:Francisco Varela

Fecha de publicación:22/6/2009

A Fernando Rodríguez se le conoce mucho en Ferrol porque fue conductor de autocares de Iasa, pero es también un niño de la guerra . Se trata de aquellos miles de niños que durante la Guerra Civil, el Gobierno republicano puso a salvo en varios países europeos y la URSS cuando cayó el frente norte. Parte de su historia y la de su hermana Charo aparece en el nuevo libro de la colección Retallos da Memoria II, que coordinó el historiador Enrique Barrera para Memoria Histórica Democrática. También la de

Amadeo Varela (autor de un libro sobre el Racing) sobre su vida de pequeño en una familia republicana perseguida. El volumen fue presentado en Sargadelos en un emotivo acto que se convirtió en una terapia de grupo por la eclosión de recuerdos, lágrimas y un pasado que, ahora, los nietos quieren sacar a la luz. Porque los principales

animadores para que esta parte de la historia ferrolana no se olvide son la tercera generación. Mar Sobrín, profesora de historia en el Instituto Carballo Calero de Caranza y nieta de un republicano de Bembibre, recoge en este volumen parte de lo ocurrido en esta localidad leonesa que en los primeros momentos del golpe de Estado de Franco pasó de manos de los alzados a las de los republicanos para más tarde ser recuperada por los fascistas, con las consecuencias evidentes.

Comentó que le dio trabajo convencer a sus tías abuelas para que le contasen

sus recuerdos «y una de ellas -añade- me dijo que cuando se publicase se iban a reir de ellas». Es la consecuencia de la larga dictadura que anuló hasta la dignidad de los vencidos. Ángel Garmendia, otro buen ejemplo de nieto de represaliado y que intervino luego en el acto, reinvindicó la figura de su abuelo, dueño de la entrañable Casa Díaz, una figón del Esteiro histórico, a quien torturaron y encarcelaron porque daba apoyo a la primera célula comunista creada en los años 40. Ángel expresó la alegría de quien se siente descendiente de un gran hombre, que luchó porque España recuperase las libertades

. Manuel Agustín Fernández Pita, presidente de Memoria Histórica, explicó su sorpresa por el éxito que tienen estas publicaciones de la asociación. Un regreso a las historias reales de la posguerra anónimas hasta ahora que se contaban en voz baja sobre familiares desaparecidos o asesinados en los montes. Todavía surgen actualmente tachas leg

ales para recuperar sus restos, su historia y su honor.

De izquierda a derecha, Charo y Fernando, dos niños de la guerra, y Amadeo Varela, con el historiador Barrera

Autor de la imagen: | CÉSAR TOIMIL

Fuente http://www.lavozdegalicia.com/ferrol/2009/06/22/0003_7800797.htm

Emotiva presentación de “Retallos da memoria II”

O libro de Enrique Barrera Beitia que recolle a vida de 8 represaliados na Gerra Civil Española foi un acto cargado de emocions por parte dos ali presentes.

A Concelleira de Cultura Dña Mercedes Carbajales emocionouse coas palabras de recordo ás victimas do franquismo.

Fixo hincapé en sacar a luz a memoria histórica,recalcou que tiña que impartirse nos centros educativos,tamén falou da necesidade de retirar os simbolos franquistas que inda quedan en Ferrol.

O libro atopase xa nas libreirías e na Galeria Sargadelos a venta,o precio dol libro son 10€.

Ver fotos do acto

Presentación do libro “Retallos da memoria II”

O día 19 de Xuño ás 20:00 na “Galeria Sargadelos” tera lugar a presentación do libro  “Retallos da memoria II”.

Libro editado pola “Asociación Memória Historica Democrática”

O acto será presentado polo historiador e autor do libro Enrique Barrera Beitia,tamen tomarán a palabra a Concelleira de cultura Mercedes Carvajales e o Presidente da “Asociación Memória Historica Democrática” Manuel A. Fernández Pita.

Marcelino Pardal

Muere el último gallego de Mauthausen

El ferrolano Marcelino Pardal, anarquista y jugador del Racing en 1936, vivió siempre en el sur de Francia tras la liberación del campo. Nunca quiso volver a pisar España

Marcelino Pardal Pouso, el último deportado gallego en el campo de exterminio nazi de Mauthausen, falleció el pasado 19 de mayo a los 92 años. Vivía en la ciudad francesa de Bèziers, una localidad parecida en tamaño a su Ferrol natal, situada en el Languedoc-Rosellón.

Nunca quiso volver a pisar tierra española, aunque mantenía contactos con sus primos ferrolanos. Palula García Pouso, que ahora tiene 79 años, fue la prima que recibió la noticia por boca de una de las hijas gemelas francesas que deja Xelo, como se le conocía en 1936, cuando jugaba de central en el Racing de Ferrol.

Palula hablaba con él por teléfono y se escribían periódicamente. «Nunca quiso volver; yo le decía ”Xeliño, ven a vernos”, pero él no podía, algo no le dejaba regresar», dice. Tampoco en Amical Mauthausen, la asociación de españoles deportados, con sede en Barcelona, tienen muchos datos, salvo su matrícula , el 5101, el número que los nazis tatuaban a los prisioneros en un brazo.

https://i2.wp.com/media.lavozdegalicia.es/default/2009/06/06/0012_2572965/Foto/g6p12f1.jpg

Con el Racing se enfrentó al Deportivo en mayo de 1936 y la crónica de este periódico decía que «el conjunto ferrolano nada tiene que envidiar a su rival coruñés». Xelo, que había nacido en el barrio de Ferrol Vello en 1917, jugó al futbol incluso después de la liberación de Mauthausen. De hecho, una de las pocas fotos que se conservan de él, la que aparece en este reportaje, fue tomada en el propio campo, tras la derrota nazi. Con él está otro ferrolano, Antonio Cendán, ya fallecido hace muchos años. Era el equipo La República, que formaron los españoles deportados.

Tras la toma de Ferrol por los alzados en julio de 1936, Xelo fue movilizado por el bando franquista, pero el asesinato de su hermano Paco, marinero republicano del acorazado España, cambió su vida. «Yo no puedo luchar en el bando que mató a mi hermano», le dijo a un amigo. Y así hizo: saltó de la trinchera en el frente y se pasó al Ejército de la República, luchó en la batalla del Ebro y cruzó los Pirineos tras la derrota. En Francia fue internado en el campo de Agde y luego integrado en las brigadas de trabajo creadas para construir la línea Maginot. Cuando Francia cayó en poder de Alemania, más de 800 españoles fueron capturados, entre ellos Xelo, y trasladados a Mauthausen, porque Franco le dijo a Hitler que no tenían la nacionalidad española. Fueron considerados apátridas y más de la mitad murieron por agotamiento o asesinados por los carceleros.

La llegada al campo

Amical Mauthausen lo tiene registrado en el contingente que salió en un tren de ganado de la estación de Estrasburgo y llegó al campo el 11 de diciembre de 1940, donde permanecería hasta el 7 de mayo de 1945. Es decir, entre la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial, diez años durísimos para Xelo, que lo marcaron para siempre.

Vivía tranquilo en Bèziers, apenas participaba en los actos que se celebraban en Mauthausen, y tampoco concedió entrevistas. El Racing había sondeado, sin éxito, la posibilidad de hacerle un homenaje. Su prima Palula recuerda su casa en Ferrol Vello «con muchos libros». Porque en la década anterior a la Guerra Civil, el barrio portuario de Ferrol contó con el Centro Obrero de Cultura, un ateneo popular muy activo, que funcionaba tanto como escuela como centro de debate. El historiador ferrolano Eliseo Fernández, investigador del anarcosindicalismo ferrolano, sostiene que Xelo, que pertenecía a las Juventudes Libertarias, se pasó al bando republicano en Aragón. Palula habló con él hace poco, ya enfermo: «Me lloró por teléfono, notaba que iba a morir».

Fuente La Voz de Galicia

Publicado en Rostros. Etiquetas: . 2 Comments »

Comunicado de apoio ao xuiz Garzón

A asociación Memoria Histórica Democrática de Ferrolterra, na súa xuntanza do xoves 4 de xuño de 2009, acordou facer público o seu apoio ao xuiz Baltasar Garzón, acusado pola organización ultradereitista “Manos limpias” cunha denuncia que foi sorprendentemente admitida a trámite. Xulgan ao xuiz Garzón por querer impartir xustiza e non xulgan aos que seguen a defender a dictadura.

Consideramos lamentable que a xustiza española poña continuas trabas a satisfacer as lexítimas demandas dos familiares das vítimas da represión e pola contra actua con gran celeridade contra un xuiz que amosou a súa decisión de condenar ao franquismo. Lembramos que é fácil atopar nos medios informativos nestes días a numerosas persoas que exercendo a liberdade de espresión, non dubidan en negar o carácter antidemocrático da ditadura, coa convicción de que non terán que dar conta destas opinións ante os tribunais de xustiza,  e mesmo fan grandes loubanzas da dictadura, vertendo comentarios despectivos contra os españoles asasinados e os seus familiares, sen que teñan a protección do poder xudicial contra estas agresións.